Termina el exilio del expresidente de Ecuador Abdalá Bucaram

0
24

 

El expresidente de Ecuador Abdalá Bucaram regresó a la vida pública en un multitudinario acto en Guayaquil en el que no ahorró acusaciones contra aquellos que supuestamente le traicionaron en 1997 y dieron contra él “un golpe de Estado”.

“A mí me han tratado como tratan al pueblo, con odio, con desprecio y desdén. Voy a decirles que tuve varios traidores, y deben saber la verdad”, dijo el excéntrico exmandatario ante miles de asistentes antes de entrar a describirlos.

“La primera (traidora) una señora que fatigaba su cuerpo con mis enemigos para dar un golpe de Estado. (El segundo) un testaferro llamado Fabián Alarcón y (el tercero) unas fuerzas armadas oligárquicas que se entregaron al general que me traicionó”, apuntó.

En una tarima en las calles Francisco Segura y la 24, en el sector oeste de la ciudad, Bucaram descargó todas sus frustraciones por veinte años de exilio y ni siquiera ahorró críticas contra aquellos que organizaban el acto.

Con el particular estilo que le dio la Presidencia en 1996, les recriminó que “todo está mal hecho” porque el sonido de los altavoces le llegaba desde atrás y no podía escucharse a sí mismo.

Preparado como barómetro político de cara a una posible reincursión en la vida política tras veinte años de ausencia, según reconoció su abogado Luigi García Cano, la participación fue mucho más baja de lo esperado.

Desde luego no los “400.000” que anticipó el propio Bucaram a los periodistas esta semana vía skype en la oficina de su letrado.

En un tuit dos horas antes del acto, el propio Bucaram apuntaba a que unas 20.000 personas se encontraban ya en la concentración, pero se trata de cifras no contrastadas por ningún organismo autorizado.

El exmandatario, que inició su discurso con la petición de un minuto de silencio en memoria de su hermano Adolfo, a cuyo entierro no pudo asistir, llegó a media tarde en helicóptero a un pequeño campo de fútbol de barrio, a unas quince manzanas de la tarima y, de allí, en caravana, se dirigió hacia el lugar del evento.

Bucaram regresó el jueves a Ecuador, desde su exilio en Panamá, tras prescribir en abril las dos últimas causas abiertas contra él, aunque desde su llegada no había sido visto más que por sus familiares y allegados.

El expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram (c), saluda el sábado pasado 17 de junio de 2017, durante un evento en Guayaquil (Ecuador).

El vuelo en helicóptero en Guayaquil formó parte de una escenificación para que el pueblo le diera la bienvenida por las calles, si bien desde primera hora de la tarde,  donde se constató la presencia de apenas unos cientos de personas en el pequeño predio de tierra donde iba a aterrizar.

A lo largo del recorrido también se concentraron un número indeterminado de seguidores, que pudieron verle subido en un camión de color blanco y amarillo con su nombre en la parte frontal.

El vehículo iba escoltado por uno de sus lados por motoristas de la Policía ecuatoriana, mientras cerraba el convoy una unidad de la antidisturbios.

A lo largo del recorrido, acordonado desde horas antes, se habían colocado banderas rojas y amarillas con su rostro, y en algunas pancartas se podía leer: “Bienvenido Abdalá, el triunfo presente”, “Bienvenido Sr. Presidente” o “Vuelve la esperanza”.

Bucarán gobernó Ecuador entre agosto de 1996 y febrero de 1997, cuando fue derrocado por parlamentarios por una supuesta “incapacidad mental para gobernar”, dictaminada sin examen médico ni derecho a la defensa.

Su hijo Dalo, que ha seguido sus pasos políticos, dijo por la redes sociales que “Hay loco que ama para rato @abdalabucaram los pobres lo aman porque saben de su gran corazón. Regresa un guerrero a luchar con #fuerzayfe”.

El exgobernante suele referirse a sí mismo como “el loco que ama”, que ama al “pueblo” y a la “patria”, subrayó.

“Podría llorar, podría reír, pero voy a dejar que hable el corazón de un hombre que lo han separado 20 años de sus hijos y toda la vida de sus nietos”, manifestó en un discurso que siguió a la canción “La fuerza de los pobres”, himno de sus días de oro en la política ecuatoriana.

En una entrevista en Panamá, horas antes de partir hacia Ecuador, el expresidente reconocía que regresaba “más fuerte que nunca” y no descartaba volver a la política.

“Regreso a mis hijos, a mis cosas personales, al comercio, a mi política .. (porque) estoy consciente de que nadie se puede abstraer de la presencia de Bucaram en Ecuador, estoy consciente de eso y estaré donde el partido (Fuerza Ecuador) me lo pida”, afirmó.

Por el momento, ningún político ecuatoriano de influencia se ha manifestado sobre el regreso al país de Bucaram, que ha llegado a elogiar en varias ocasiones al actual presidente Lenin Moreno. EFE

 

Lenín Moreno jura como presidente de Ecuador

comentarios

comentarios