EE.UU. solicita mantener detenido a Martinelli durante proceso de extradición

0
79
Fotografía de archivo del expresidente panameño, Ricardo Martinelli.

 

La Fiscalía de EE.UU. solicitó hoy “mantener detenido y sin derecho a fianza” al expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, quien enfrenta un proceso de extradición por interceptación ilegal y enriquecimiento ilícito en su país.

Martinelli (2009-2014), detenido desde el pasado 12 de junio en Miami, deberá presentarse este martes en una segunda audiencia en la que sus abogados insistirán en su liberación “inmediata”.

Sin embargo, la Fiscalía argumentó que Martinelli no puede probar la “fuerte presunción contra la fianza en casos de extradición internacional”, según un memorando.

El expresidente “no puede demostrar que no plantea ningún riesgo de fuga y que existen circunstancias especiales que justifican su liberación”, señala la Fiscalía.

Entre tanto, los abogados de Martinelli solicitaron hoy su liberación al comparar el caso con el del exministro colombiano Andrés Felipe Arias, quien también enfrenta en EE.UU. un juicio de extradición por corrupción y fue liberado bajo fianza.

Los abogados John Richard Byrne y Marcos Daniel Jiménez señalaron que el caso de Martinelli es más “convincente” y que, a diferencia de Arias, el expresidente panameño “no huyó del país” y no está “condenado” sino “simplemente acusado”, además, de forma “inapropiada”.

Arias, quien permaneció casi tres meses en prisión antes de que un juez autorizara su libertad bajo fianza, fue condenado en Colombia a 17 años por un caso que involucró subsidios para campesinos que acabaron en manos de familias adineradas.

Martinelli “no tiene récord de incumplimiento con las condiciones de liberación” como Arias, precisaron los abogados.

Señalaron que el expresidente “ni siquiera estaba en Panamá cuando le presentaron los cargos, ya que había abandonado el país para buscar asilo político”.

Previamente, los abogados habían presentado una moción exigiendo la “inmediata” liberación de Martinelli y “desestimar” el caso, tras argumentar que la orden de arresto presentada por Panamá en su pedido de extradición es “inválida” e “indebida”.

La defensa precisó que el Gobierno de Panamá alude en la orden de arresto a la “rebeldía”, la cual “no hace parte de los trece delitos válidos” consignados en el tratado de extradición suscrito por EE.UU. y Panamá en 1904 y que por tanto su detención es “inconstitucional”.

El martes pasado, Martinelli acudió a una primera audiencia ante el juez Edwin Torres, quien le negó la libertad bajo fianza y le informó del inicio de un juicio de extradición en su contra.

Panamá, según los abogados, “simplemente ha ordenado su detención por motivos de desacato, por falta de comparecencia, algo que ni siquiera es delito en el Código Penal de Panamá.

Sin embargo, la Fiscalía de Estados Unidos, que representa al Gobierno panameño, señaló que “no hay duda de que el prófugo ha sido acusado y es buscado en Panamá por los delitos por los cuales se solicitó su extradición“.

En ese sentido, el excongresita panameño Yassir Purcait envió hoy una carta al juez Torres en la que se presenta como una de las “víctimas” de los pinchazos telefónicos de Martinelli a los opositores y le solicita extraditarlo.

“Solicitamos la presencia de Ricardo Martinelli en Panamá para que pueda asumir la responsabilidad de su crimen”, manifestó el exdiputado.

No obstante, los abogados de Martinelli han argumentado que se trata de un juicio con “motivaciones políticas”, propiciado por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, quien fue su vicepresidente, y que “desconfían” de un proceso legal en Panamá.

El arresto de Martinelli en Miami es el primer resultado de un proceso que comenzó en la máxima corte de Panamá en diciembre de 2015, cuando se ordenó su detención provisional para que compareciera en las audiencias del caso de las escuchas. EFE

Estados Unidos y su amparo a ex gobernantes prófugos

 

comentarios

comentarios